Obituario

Marta Lezcano CiciliResulta difícil la tarea de escribir estas líneas a Marta, como despedida y homenaje sincero de sus compañeros. No esperábamos que Marta se fuera, verdaderamente no le tocaba aún.

Marta Lezcano Cicili comenzó a trabajar en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología en el año 1978, como auxiliar del departamento de Medicina Nuclear y un tiempo después se trasladó en prestación de servicios al Centro de Cálculo. Ahí comenzó a evidenciar que era una muy buena trabajadora, disciplinada y responsable. Se introdujo en el medio naciente del procesamiento de datos y las primeras computadoras que se desarrollaron en Cuba, donde Marta se manifestó como una mujer inteligente y consagrada, características que la siguieron toda la vida. Se formó como operadora de computadoras y programadora, llegando a ocupar la plaza técnica más alta en ese departamento: Programadora de Sistemas. Se vinculó al Registro de Cáncer (RNC) desde muy temprano y participó en el desarrollo de los sistemas automatizados y en el procesamiento de los datos del RNC por más de 30 años. Marta se jubiló y siguió trabajando con nosotros, siempre dispuesta, siempre solucionadora de problemas, con buen talante y espíritu positivo.

Ella procesaba las bases de datos, detectaba duplicidades, preparaba las tablas de salida para las publicaciones, era de esas personas indispensables en un equipo de trabajo. Cuesta creer que se haya ido. Todos la vamos a extrañar.

Leticia M. Fernández Garrote